CONOCIMIENTO + COLABORACIÓN + COMPROMISO = ÉXITO

emblemamaster2123_Página_4

 

 

Bienvenidos a mi blog.
Soy Ingeniero Industrial Textil, y soy un EXPERTO TEXTIL, dedicado a la Consultoría y a la Formación, en el ámbito de la Tecnología Textil.
También soy EXPERTO EN GESTIÓN DE LA CALIDAD, con actividad en Consultoria y Formación.

Poseo sólida experiencia en formación, una de las pasiones de mi vida profesional: 

APRENDER Y COMPARTIR, es para mí el mejor estímulo

     La Rioja

Estoy certificado como ISO 9001 LEAD AUDITOR, e ISO 9001 LEAD IMPLEMENTER por PECB (Professional Evaluation and Certification Board)

Número de Certificado: PECB-QMSLA-100121

ISO 9001 LEAD AUDITOR

Número de certificado: QMLI100588-2015-12

PECB Iso 9001 Lead Implementer

Miembro de la Asociación Española para la Calidad AEC, y vocal del Comité de Industrias de la Moda.

logo AEC

Miembro de la Asociación de Técnicos de la Industria Textil

atit

Podeis contactar conmigo en:

asole@asolengin.net
http://www.asolengin.wordpress.com
Tel: +34 636916287      skype:  antonio.sole2

Para acceder a mi currículum pinchar en el siguiente enlace:

CURRICULUM A SOLE_2018

 

ENLACES A WEBS AMIGAS

Anuncios

“SUBOBJETIVIZACIÓN” EN EL SECTOR TEXTIL MODA

“SUBOBJETIVIZACIÓN” EN EL SECTOR TEXTIL MODA

En este artículo, voy a abordar unos aspectos que siempre han estado omnipresentes en el sector textil moda, y que son:

  • La necesidad de objetivizar lo subjetivo.
  • La conveniencia (en ocasiones), de subjetivizar lo que es objetivo.

De ahí la expresión SUBOJETIVIZACIÓN, la cual no pretendo que sea una nueva palabra a añadir al diccionario de la RAE ni al argot textil, pero que sí sea un expresión que nos lleve a una profunda reflexión de situaciones que, en innumerables ocasiones, por absurdas, nos comportan importantes costes. “Problemas ficticios, costes reales”

Para entender lo expuesto anteriormente, nos podríamos remitir a una gran cantidad de ejemplos, reales y repetitivos, que nos comportan verdaderos quebraderos de cabeza a técnicos (y no técnicos) textiles, y a los que el mercado final es insensible.

En consecuencia, nos podríamos preguntar ¿está justificado reoperar (costes) y alargar plazos de entrega (pérdida de ventas), debidos al fenómeno de la “subobjetivización”? En mi opinión, rotundamente NO.

Entremos en materia, exponiendo algunos ejemplos concretos:

En un artículo de forrería de poliéster/algodón, teñido a azul marino, la solidez al frote en húmedo es de 3, mientras que la especificación del cliente, es que como máximo sea de 3/4, (igual de mal, o de bien está en la realidad, tanto el valor 3 como el 3/4)…… ¿reoperamos?

La diferencia de color (delta E), de una muestra de tejido para tapicería respecto a una imitación, es mayor que 1……. Pero….nos hemos planteado previamente cuestiones como ¿con qué iluminante valoramos la diferencia de color?, ¿qué sistema de medida de color utilizamos?, ¿está justificada la reoperación, en función del cambio real visual observado?………por tanto, y de nuevo …….¿reoperamos? Tal vez debería decir,…….. depende.

El pH de un tejido está en 7,5, cuando la especificación del cliente es que esté entre 6 y 7, ¿rechazamos, y por tanto, reprocesamos?……Difícil decisión ¿verdad?

Estos ejemplos, y muchos más, forman parte de las vivencias (en muchas ocasiones absurdas), de quién escribe este artículo.

¿Dónde está el límite real entre lo que es un problema y lo que no lo es? Precisamente, “ahí está el problema”, objeto de tratamiento y de reflexión en este artículo.

Alguien podrá pensar que, después de toda una vida profesional dedicada al sector textil moda, con sólida formación y experiencia, uno pueda tomarse “a la ligera” estos temas tan importantes, y ser tan “permisivo”

Pues SI, voy a ser permisivo…….pero no con los criterios técnicos ni de calidad, sino la “permisividad” va estar en relación con las “consecuencias reales” que estas situaciones tienen en el último eslabón de la cadena: el usuario final.

Cuando lo pretendemos objetivizar absolutamente todo, dejamos de ser realmente técnicos textiles, y pasamos a ser (en algunas ocasiones) administrativos, (lo cual debería provocar una revisión a la baja de nuestro sueldo).

Al revés, cuando pretendemos subjetivizar todo lo que es objetivo, pasamos a ser unos “técnicos o gestores permisivos”, lo cual también puede tener consecuencias nefastas para nuestro futuro profesional.

Llegados a esta “encrucijada”, ¿qué debemos hacer?, ¿cómo debemos actuar?, ¿qué consecuencias tendrán nuestras decisiones?, ¿cómo nos valorarán nuestros “jefes” y clientes?

Si optamos por lo fácil, optamos por la absoluta objetivización, por el “pasa o no pasa (administrativo)”

O……por lo más difícil, subjetivizamos (muchas veces sin criterio), aquello que es objetivo, pasando a ser “permisivos (también sin criterio)” Sin criterio…..evidencia una falta de formación y/o experiencia.

En el primer caso, “paramos la producción, no servimos, reprocesamos en exceso…..” y, por supuesto, nos despiden.

En el segundo caso, también nos despiden, por dejar pasar productos “formalmente no conformes”, y que “tal vez (inseguridad)”, sean la base de posteriores problemas (probablemente ficticios).

Pero los que no son ficticios, son los costes que se derivan de los casos anteriores. Mientras tanto, el usuario final se mantiene “ajeno a esta guerra”. También insensible a la mayoría de las decisiones anteriormente planteadas (y obviamente, a sus consecuencias). ¿Enfoque al cliente……o…….a quién?

¿Curioso, verdad? Pues está es una realidad constante, en nuestro sector textil moda.

Cabe preguntarnos, llegados a este punto, qué criterio de decisión hay que aplicar, cómo hay que actuar para no tener “problemas reales” ni con nuestro “jefe” ni con nuestro cliente.

La respuesta no es fácil, ya que la realidad de la situación, en general, no es conocida ni por nuestro “jefe” y, mucho menos, por nuestro cliente. En consecuencia, este es un “problema añadido”, con el que tenemos que lidiar aquéllos que tenemos que decidir. La situación (en algunos casos), puede volverse surrealista, pero el coste que se puede derivar, es absolutamente real.

Retomemos la cordura.

Para ello, debemos tener la seguridad que, nuestra decisión va a beneficiar a todas las partes. Y esto, ¿cómo se consigue? Respuesta: con formación y conocimiento (también con experiencia), y porque no…….con un cierto “riesgo” (por supuesto controlado).

Aplicar criterios de conocimiento (formación), experiencia (haber vivido antes la misma situación, y por tanto conocer sus consecuencias), y un poco de sentido común, nos permitirán resolver este tipo de situaciones, de forma segura y beneficiando a todas las partes.

Genial!

La experiencia del autor de este artículo es que, debido a la evolución vivida en las últimas décadas del sector textil moda, evidencia la falta de:

  • Una sólida formación textil de base, en buena parte de los “decisores” que intervienen (en todas las partes implicadas).
  • Conocimiento de la cadena de valor textil, de forma global.
  • Conocimiento de las “consecuencias reales”, de los “problemas” objeto de decisión.
  • Liderazgo real, es decir, desde el interior de las personas.

También sobra:

  • Miedo al error (o a la reprimenda), por parte de los decisores, por el hecho de no ser “entendidos y apoyados” por sus jefes, al tomar determinadas decisiones.
  • La idea de que “el cliente siempre tiene la razón” (no siempre es así).
  • Prepotencia y autoritarismo limitante (me refiero a los “jefes”). Claro….., no podemos “equivocarnos”. Pero…..equivocándonos, aprenderemos (todos)! Y más cosas.

Cualquier reproceso (incluidos los “no justificados”), no sólo representan un coste económico, sino que casi siempre representan además, un consumo adicional energético, hídrico, de productos químicos, etc. con un claro “impacto medioambiental negativo”.

La SUBOBJETIVIZACIÓN, también está relacionada con la SOSTENIBILIDAD ¿curioso, no?

Llegados a este punto, toca sacar conclusiones:

Ni todo puede ser absolutamente objetivo, ni todo debe ser absolutamente subjetivo (refiriéndonos siempre al sector textil moda). Hay que encontrar el punto de EQUILIBRIO. Los técnicos textiles, para cumplir adecuadamente con nuestras funciones y responsabilidades, debemos dominar la SUBOBJETIVIZACIÓN, algo que “no existe” como tal, pero que “es necesario” para poder desempeñar de forma efectiva nuestra actividad.

La SUBOBJETIVIZACIÓN, requiere necesariamente de formación y sobre todo de experiencia directa, por parte de los técnicos textiles (pero también de diseñadores, comerciales, gerentes, etc). Conocer de forma previa (preveer o “ver previamente”), las consecuencias reales de las decisiones tomadas, es fundamental para no generar “problemas ficticios” (los costes que se deriven, siempre son reales). Se requiere también de empatia, de liderazgo real y de una clara y fluida comunicación entre todas las partes.

Una adecuada aplicación de la SUBOBJETIVIZACIÓN, está alineada con los criterios de sostenibilidad, más aún en estos tiempos en que el sector textil moda está en clara “emergencia medioambiental”

La SUBOBJETIVIZACIÓN disminuye costes y plazos de entrega, aumenta las ventas, preserva el medioambiente,………Cierto!.

SUBJETIVIZACIÓN:

¿Imposible?

Im… POSIBLE (sin ninguna duda).

 

TEXTILES FUNCIONALES, TAMBIÉN LLAMADOS INTELIGENTES

Actualmente, estamos inmersos en constantes, y por qué no, sorprendentes desarrollos en el sector textil moda. La tecnología desarrollada, y puesta en práctica mediante las correspondientes técnicas, permite obtener nuevas estructuras textiles, con capacidad de dar respuesta a diferentes y variadas situaciones, (profesionales, de protección, de confort, lúdicas……, etc).

En consecuencia, ello obliga a “conocer, analizar y comprender”, tanto los diferentes materiales textiles, como procesos de obtención de hilos y tejidos, productos químicos, colorantes, aprestos, etc., así como también sus propiedades e interrelaciones. Ello nos va a obligar a desplegar todas las “habilidades, destrezas y experiencia” que poseemos.

Según la RAE, la inteligencia contempla  el conocimiento, el análisis y la comprensión, así como las habilidades, destrezas y experiencia.

Por tanto, el concepto de inteligencia, está plenamente alineado con los profesionales del diseño y de la fabricación textil. No con los textiles finalmente obtenidos.

Ahora bien, ciertamente, las novedosas estructuras textiles que constantemente aparecen en el mercado, responde a determinadas funcionalidades, previamente definidas.

La funcionalidad, también según la RAE, hace referencia a la utilidad y practicidad de un determinado artículo (también textil).

Pongamos un ejemplo:

Un chaleco antibalas, tiene la funcionalidad de ser resistente al impacto de un proyectil, así como a agresiones con objetos punzantes (cuchillo).

La aplicación de los constantes avances tecnológicos en el sector textil moda, tienen como consecuencia la obtención de textiles funcionales (que se apartan substancialmente de los textiles tradicionales), donde el conocimiento y el alto componente tecnológico es fundamental. Y esto, ya no se para.

La “inteligencia” de las personas, aplicada de forma adecuada, permite la obtención de textiles “funcionales”, con un elevado contenido técnico o tecnológico.

Sin duda, lo anterior, va a requerir un elevado esfuerzo en la formación de los técnicos textiles futuros (o mejor dicho, de los ya presentes), donde no se deben olvidar diferentes aspectos como:

  • Formación de base textil, (fibras, hilos, tejidos, ennoblecimiento): IMPRESCINDIBLE.
  • Conocimiento de nuevos materiales y funcionalidades.
  • Vigilancia tecnológica.
  • Conocimientos de normativas y legislación.
  • Formación continua en nuevos procesos de fabricación.
  • Calidad y gestión de personas.
  • Ecodiseño y sostenibilidad.
  • Responsabilidad social. Prevención de riesgos.
  • Relación cada vez más estrecha entre diseño y fabricación.
  • Colaboración con universidades e institutos tecnológicos.
  • Márketing y comunicación avanzados.
  • Expansión internacional.
  • Habilidades colaborativas entre diferentes empresas u organismos.

Pero no es suficiente. El desarrollo personal y profesional de los técnicos del sector textil moda, sólo se puede lograr desplegando todo lo anterior, mediante el acceso a una actividad profesional real (sea en el diseño, sea en la fabricación, etc).

Con ello quiero decir que, la colaboración entre las empresas, universidades y escuelas, es básica para una adecuada integración y desarrollo profesional, de los técnicos y diseñadores del sector textil moda. Colaboración real, integradora, y que reporte beneficio para todas las partes. En definitiva, que cree VALOR.

Realmente, la relación de conocimientos y habilidades descritas anteriormente, es tan extensa y ambiciosa como NECESARIA, para un adecuado desenvolvimiento en el exigente y constantemente cambiante sector textil moda.

Retomando el hilo conductor de este artículo, la obtención de TEXTILES FUNCIONALES (que no inteligentes), pasa por desplegar de forma efectiva y eficiente la INTELIGENCIA DE LAS PERSONAS.

Actualmente, la compleja coyuntura del sector textil moda, (exigente, cambiante, imprevisible, sorprendente, con impacto en diferentes sectores ajenos al textil……), debemos contemplarlo no como una limitación o un problema, sino como una OPORTUNIDAD. Oportunidad que debemos aprovechar para ofrecer SOLUCIONES a un mercado cada vez más diverso. Esta oportunidad, pasa sin duda, por los TEXTILES FUNCIONALES.

Las empresas, ya implantadas y consolidadas (de diseño, fabricación, confección, de servicios, etc), no son ajenas a este nuevo paradigma. La evolución hacia las nuevas demandas del mercado, no sólo en funcionalidades, sino también en sostenibilidad, respeto a las personas y al medio ambiente están ya presentes. Y están para quedarse.

Cada vez más, los consumidores estamos dispuestos a pagar por estos aspectos. Por tanto, la evolución de los productos actuales (y sobre todo futuros) en diseño, fabricación y funcionalidad, deben estar necesariamente alineados con este nuevo paradigma .

Artículos textiles funcionales, sostenibles y social y ambientalmente respetuosos, con un alto contenido de diseño, son los que cada vez más va a demandar el mercado.

Por tanto, pongamos nuestra inteligencia al servicio de las personas, ofreciéndoles artículos textiles funcionales y, por qué no…….con un diseño atractivo.

 

Antonio Solé

Ingeniero Industrial Textil

TECNOLOGÍA Y MODA

Actualmente, los constantes avances tecnológicos que podemos observar en el sector textil, relacionados fundamentalmente en lo que conocemos como textiles funcionales, también llamados “textiles inteligentes”, así como todo lo relacionado con la economía circular, están cada vez más presentes en el sector de la moda.

Funcionalidad, sostenibilidad, reciclado, respeto al medioambiente y a las personas, son conceptos que están cada vez más presentes en la moda. Esta circunstancia,  provoca de forma inevitable, a la adaptación y la utilización de diferentes tipos de materiales, con procesos específicos de fabricación, a este nuevo paradigma que afecta al diseño textil: tecnología y moda.

Los textiles funcionales, están entrando cada vez con, más fuerza en el mercado de la indumentaria y de los textiles para el hogar,  y el diseño no debe ser ajeno a ello. Fibras con propiedades bactericidas, con capacidad de generar y almacenar electricidad, que aíslan del frío y del calor como las fibras huecas, pigmentos termocrómicos, materiales de cambio de fase (PCM’s) con propiedades autorreguladoras de la temperatura de nuestro cuerpo, nanotecnología aplicada en antimanchas de carácter ecológico exentos de fluorocarbonos, fibras luminiscentes conductoras de la electricidad y de la luz, y así un sinfín de funcionalidades que nos sorprenden de forma constante.

    

Esta constante apuesta por la investigación e innovación en muchas de las empresas textiles actuales,  viene acompañada por una preocupación creciente por la sostenibilidad, el respeto al medioambiente y a las personas, como forma de aportar valor a sus productos. Valor que, el mercado aprecia cada vez más, y que está dispuesto a pagar por él.

Al igual que hemos comentado la importante entrada en el mercado de nuevas fibras, con propiedades específicas (funcionales) y avanzadas, también es de destacar el papel relevante que están adquiriendo la utilización de fibras de origen natural como el bambú, algodón orgánico, lanas lavables en lavadora doméstica, etc.

Respecto a la hilatura y la tejeduría, se constata una evolución en alza en la fabricación de hilos destinados a usos técnicos, como pueden ser los hilos de aramida para la fabricación de prendas ignífugas, y en el otro extremo, la fabricación de hilados de fantasía, destinados exclusivamente al sector moda. Creación de estructuras textiles bielásticas y multielásticas, mediante la combinación de materias, tipo de hilado y estructura del tejido,  básicamente para prendas destinadas al deporte, son ejemplos también de evolución tecnológica en tejidos.

Es en el sector de tintura, estampación y acabados (ennoblecimiento), donde se identifica una evolución exponencial: materias colorantes cada vez más ecológicas, uso de colorantes naturales, máquinas de tintura de relación de baño corta que permiten un ahorro muy importante de agua, mejora de procesos de acabado, con objeto de reducir consumo de agua y energía, así como de productos químicos. Importantes desarrollos en estampación digital con posibilidad de realización de diseños únicos o exclusivos, aplicación de nanotecnología y de microencapsulados en la obtención de diferentes funcionalidades, (antimanchas, termorregulación, etc.) y así un sinfín de desarrollos tecnológicos que, sin duda, están y seguirán afectando de forma directa a la moda.

Ejemplos de cómo se pueden integrar los avances tecnológicos y de sostenibilidad, están representados por cada vez más empresas: Ecoalf (prendas de moda fabricadas a partir de residuos de redes de pesca y de botellas de PET), Organic Cotton Colours (utilización de algodón orgánico y de colorantes naturales), Textil Santanderina (con su Greenwear Revolution que apuesta por el consumo y producción sostenible), Tejidos Royo (reciclado de denim, y optimización de procesos con objeto de reducir las emisiones de CO2), Archroma (con su línea de colorantes Earthcolors), Dystar (con su programa Eliot, de optimización de procesos desde el punto de vista ecológico), Innovaciones Tecnológicas Industriales (fabricación de equipos industriales para el blanqueo y acabado textil eficiente), etc.

Innovación, sostenibilidad y respeto por las personas, son valores que cada vez más, podemos encontrar en los valores de nuestras empresas textiles.

La apuesta clara por este nuevo y necesario paradigma, afecta de forma inequívoca al sector de la moda, y debe ser una oportunidad para aportar valor a los futuros diseños y productos. Como ya hemos apuntado, desde el textil de cabecera, fabricantes de fibras, hilos, tejidos, de materias colorantes, de productos químicos auxiliares y de maquinaria textil, están apostando cada vez más por la ecología y la sostenibilidad. La moda, que es uno de los receptores de estos avances, debe ser capaz de ponerlos en valor mediante diseños innovadores, sostenibles y de calidad.

Dicho de otra forma, la tecnología y la sostenibilidad, son dos aspectos que afectan cada vez más y de forma más directa a la moda y, en consecuencia, a los profesionales que están dedicados al diseño textil.

 

        

ECODISEÑO        para   la      MODA       en un entorno          SOSTENIBLE

 

Los diseñadores actuales, tienen a su alcance una gran cantidad de posibilidades de aplicación de la tecnología textil, en sus diferentes y variadas creaciones. Y deben aprovecharlas.

Es fundamental implementar la idea del ecodiseño, para la creación de una moda sostenible.

Llegados a este punto, es importante destacar otro de los aspectos relevantes, que sin lugar a dudas, afectan a este apasionante escenario del diseño y de la moda: el conocimiento por parte de los profesionales del diseño textil de los materiales textiles, (fibras, hilos, tejidos, materias colorantes, procesos de fabricación, propiedades específicas, usos, etc).

Conseguir un diseño y, por tanto, un producto de éxito, pasa inexorablemente por el conocimiento de los materiales, que lo integran. La constante innovación tecnológica que invade el sector textil, es una de las más evidentes justificaciones de esta afirmación.         

El impacto que tienen en el sector moda los avances tecnológicos, deben ser conocidos y gestionados de forma efectiva, por las nuevas generaciones de diseñadores. La integración del ecodiseño, implica la sensibilidad hacia las personas y el medio ambiente, a la hora del diseño  de un nuevo producto.

FORMACIÓN ENFOCADA AL ECODISEÑO

No podemos obviar la importancia que tiene la adecuada transmisión al mercado, de las ventajas y del valor que aportan la integración del ecodiseño y de la tecnología, en el sector textil moda. Una eficaz acción de marketing es, en este caso, fundamental. Los etiquetados  y certificaciones ecológicas, así como la trazabilidad, son herramientas imprescindibles para ello.

Para finalizar, me gustaría destacar la gran influencia en las presentes y futuras generaciones de diseñadores, que pueden y deben ejercer las escuelas dedicadas a la formación en diseño y moda, respecto a la integración de este nuevo paradigma. La inclusión de conocimientos básicos en tecnología textil, que afectan de forma directa al substrato objeto de diseño (fibras, hilos y tejidos), son actualmente imprescindibles en un sector en constante innovación como es el textil.

También indicar que, no sólo el conocimiento de los nuevos desarrollos tecnológicos es importante, sino que también lo es la colaboración entre empresas, escuelas de diseño y profesionales del diseño. Adquirir compromiso en la adopción e interiorización de este nuevo paradigma, conjuntamente con el conocimiento y colaboración, son elementos que garantizan el éxito de los nuevos desarrollos.

Las generaciones presentes y futuras de profesionales del diseño, no sólo se enfrentan a un escenario donde la imagen, los colores, las formas, el gusto, etc., son importantes en la MODA, sino que se les ha “colado” un nuevo actor:

LA TECNOLOGÍA.

 

Antonio Solé Cabanes

Consultor – Formador

Docente en IED

asole@asolengin.net

www.asolengin.wordpress.com

 

   

 

 

EXPERIENCIA ADQUIRIDA vs EXPERIENCIA TRANSFERIDA

En este artículo, pretendo poner de manifiesto la importancia que tiene la TRANSFERENCIA tanto de CONOCIMIENTO, como de EXPERIENCIA en las organizaciones.

El aporte de valor a la organización, tiene una relación directa con el conocimiento y experiencia aportados por las personas que la integran.

La FORMACIÓN CONTINUA de las personas, es un factor estratégico, que ninguna organización debería olvidar

Podéis acceder al artículo, en el siguiente link:

EXPERIENCIA ADQUIRIDA vs EXPERIENCIA TRANSFERIDA

 

TINTURA DE FIBRAS CELULÓSICAS CON COLORANTES REACTIVOS (III)

Con este artículo, voy a terminar la serie dedicada a la tintura de fibras celulósicas con colorantes reactivos.

reactivos-impregnacion-1

En el artículo se expone de forma sencilla y práctica, la tintura de fibras celulósicas por el sistema de impregnación.

Se desarrolla tanto la tintura en sistema semi continuo (PAD BATCH), como en sistema continuo (PAD STEAM).

El artículo se puede descargar en el siguiente link:

tintura-de-fibras-celulosicas-con-colorantes-reactivos-iii

 

 

TINTURA DE FIBRAS CELULÓSICAS CON COLORANTES REACTIVOS (II)

Como continuación del primer artículo publicado, referente a los aspectos generales de la tintura de fibras celulósicas con colorantes reactivos, en esta segunda parte trataremos de la aplicación de los colorantes reactivos, mediante procesos de tintura por AGOTAMIENTO.

En este artículo veremos como se aplican de forma práctica los colorantes reactivos, teniendo en cuenta su afinidad y reactividad por las fibras celulósicas.

Podéis acceder al artículo, en el siguiente enlace:

TINTURA DE FIBRAS CELULÓSICAS CON COLORANTES REACTIVOS (II)

TINTURA DE FIBRAS CELULÓSICAS CON COLORANTES REACTIVOS (I)

Este artículo, va a ser el primero de una serie dedicada a la tintura de FIBRAS CELULÓSICAS, con COLORANTES REACTIVOS.

Este tipo de colorantes, son ampliamente utilizados en la tintura de fibras celulósicas, destacando su amplia gama de matices, así como sus buenas solideces a los tratamientos en húmedo.

REACTIVOS 5

En esta primera parte, trataremos aspectos generales referentes a este tipo de colorantes, y a su aplicación en la tinturas de fibras celulósicas.

Podéis acceder al artículo, en el siguiente enlace:

TINTURA DE FIBRAS CELULÓSICAS CON COLORANTES REACTIVOS (I)