TEXTILES FUNCIONALES, TAMBIÉN LLAMADOS INTELIGENTES

Actualmente, estamos inmersos en constantes, y por qué no, sorprendentes desarrollos en el sector textil moda. La tecnología desarrollada, y puesta en práctica mediante las correspondientes técnicas, permite obtener nuevas estructuras textiles, con capacidad de dar respuesta a diferentes y variadas situaciones, (profesionales, de protección, de confort, lúdicas……, etc).

En consecuencia, ello obliga a “conocer, analizar y comprender”, tanto los diferentes materiales textiles, como procesos de obtención de hilos y tejidos, productos químicos, colorantes, aprestos, etc., así como también sus propiedades e interrelaciones. Ello nos va a obligar a desplegar todas las “habilidades, destrezas y experiencia” que poseemos.

Según la RAE, la inteligencia contempla  el conocimiento, el análisis y la comprensión, así como las habilidades, destrezas y experiencia.

Por tanto, el concepto de inteligencia, está plenamente alineado con los profesionales del diseño y de la fabricación textil. No con los textiles finalmente obtenidos.

Ahora bien, ciertamente, las novedosas estructuras textiles que constantemente aparecen en el mercado, responde a determinadas funcionalidades, previamente definidas.

La funcionalidad, también según la RAE, hace referencia a la utilidad y practicidad de un determinado artículo (también textil).

Pongamos un ejemplo:

Un chaleco antibalas, tiene la funcionalidad de ser resistente al impacto de un proyectil, así como a agresiones con objetos punzantes (cuchillo).

La aplicación de los constantes avances tecnológicos en el sector textil moda, tienen como consecuencia la obtención de textiles funcionales (que se apartan substancialmente de los textiles tradicionales), donde el conocimiento y el alto componente tecnológico es fundamental. Y esto, ya no se para.

La “inteligencia” de las personas, aplicada de forma adecuada, permite la obtención de textiles “funcionales”, con un elevado contenido técnico o tecnológico.

Sin duda, lo anterior, va a requerir un elevado esfuerzo en la formación de los técnicos textiles futuros (o mejor dicho, de los ya presentes), donde no se deben olvidar diferentes aspectos como:

  • Formación de base textil, (fibras, hilos, tejidos, ennoblecimiento): IMPRESCINDIBLE.
  • Conocimiento de nuevos materiales y funcionalidades.
  • Vigilancia tecnológica.
  • Conocimientos de normativas y legislación.
  • Formación continua en nuevos procesos de fabricación.
  • Calidad y gestión de personas.
  • Ecodiseño y sostenibilidad.
  • Responsabilidad social. Prevención de riesgos.
  • Relación cada vez más estrecha entre diseño y fabricación.
  • Colaboración con universidades e institutos tecnológicos.
  • Márketing y comunicación avanzados.
  • Expansión internacional.
  • Habilidades colaborativas entre diferentes empresas u organismos.

Pero no es suficiente. El desarrollo personal y profesional de los técnicos del sector textil moda, sólo se puede lograr desplegando todo lo anterior, mediante el acceso a una actividad profesional real (sea en el diseño, sea en la fabricación, etc).

Con ello quiero decir que, la colaboración entre las empresas, universidades y escuelas, es básica para una adecuada integración y desarrollo profesional, de los técnicos y diseñadores del sector textil moda. Colaboración real, integradora, y que reporte beneficio para todas las partes. En definitiva, que cree VALOR.

Realmente, la relación de conocimientos y habilidades descritas anteriormente, es tan extensa y ambiciosa como NECESARIA, para un adecuado desenvolvimiento en el exigente y constantemente cambiante sector textil moda.

Retomando el hilo conductor de este artículo, la obtención de TEXTILES FUNCIONALES (que no inteligentes), pasa por desplegar de forma efectiva y eficiente la INTELIGENCIA DE LAS PERSONAS.

Actualmente, la compleja coyuntura del sector textil moda, (exigente, cambiante, imprevisible, sorprendente, con impacto en diferentes sectores ajenos al textil……), debemos contemplarlo no como una limitación o un problema, sino como una OPORTUNIDAD. Oportunidad que debemos aprovechar para ofrecer SOLUCIONES a un mercado cada vez más diverso. Esta oportunidad, pasa sin duda, por los TEXTILES FUNCIONALES.

Las empresas, ya implantadas y consolidadas (de diseño, fabricación, confección, de servicios, etc), no son ajenas a este nuevo paradigma. La evolución hacia las nuevas demandas del mercado, no sólo en funcionalidades, sino también en sostenibilidad, respeto a las personas y al medio ambiente están ya presentes. Y están para quedarse.

Cada vez más, los consumidores estamos dispuestos a pagar por estos aspectos. Por tanto, la evolución de los productos actuales (y sobre todo futuros) en diseño, fabricación y funcionalidad, deben estar necesariamente alineados con este nuevo paradigma .

Artículos textiles funcionales, sostenibles y social y ambientalmente respetuosos, con un alto contenido de diseño, son los que cada vez más va a demandar el mercado.

Por tanto, pongamos nuestra inteligencia al servicio de las personas, ofreciéndoles artículos textiles funcionales y, por qué no…….con un diseño atractivo.

 

Antonio Solé

Ingeniero Industrial Textil

Anuncios

TECNOLOGÍA Y MODA

Actualmente, los constantes avances tecnológicos que podemos observar en el sector textil, relacionados fundamentalmente en lo que conocemos como textiles funcionales, también llamados “textiles inteligentes”, así como todo lo relacionado con la economía circular, están cada vez más presentes en el sector de la moda.

Funcionalidad, sostenibilidad, reciclado, respeto al medioambiente y a las personas, son conceptos que están cada vez más presentes en la moda. Esta circunstancia,  provoca de forma inevitable, a la adaptación y la utilización de diferentes tipos de materiales, con procesos específicos de fabricación, a este nuevo paradigma que afecta al diseño textil: tecnología y moda.

Los textiles funcionales, están entrando cada vez con, más fuerza en el mercado de la indumentaria y de los textiles para el hogar,  y el diseño no debe ser ajeno a ello. Fibras con propiedades bactericidas, con capacidad de generar y almacenar electricidad, que aíslan del frío y del calor como las fibras huecas, pigmentos termocrómicos, materiales de cambio de fase (PCM’s) con propiedades autorreguladoras de la temperatura de nuestro cuerpo, nanotecnología aplicada en antimanchas de carácter ecológico exentos de fluorocarbonos, fibras luminiscentes conductoras de la electricidad y de la luz, y así un sinfín de funcionalidades que nos sorprenden de forma constante.

    

Esta constante apuesta por la investigación e innovación en muchas de las empresas textiles actuales,  viene acompañada por una preocupación creciente por la sostenibilidad, el respeto al medioambiente y a las personas, como forma de aportar valor a sus productos. Valor que, el mercado aprecia cada vez más, y que está dispuesto a pagar por él.

Al igual que hemos comentado la importante entrada en el mercado de nuevas fibras, con propiedades específicas (funcionales) y avanzadas, también es de destacar el papel relevante que están adquiriendo la utilización de fibras de origen natural como el bambú, algodón orgánico, lanas lavables en lavadora doméstica, etc.

Respecto a la hilatura y la tejeduría, se constata una evolución en alza en la fabricación de hilos destinados a usos técnicos, como pueden ser los hilos de aramida para la fabricación de prendas ignífugas, y en el otro extremo, la fabricación de hilados de fantasía, destinados exclusivamente al sector moda. Creación de estructuras textiles bielásticas y multielásticas, mediante la combinación de materias, tipo de hilado y estructura del tejido,  básicamente para prendas destinadas al deporte, son ejemplos también de evolución tecnológica en tejidos.

Es en el sector de tintura, estampación y acabados (ennoblecimiento), donde se identifica una evolución exponencial: materias colorantes cada vez más ecológicas, uso de colorantes naturales, máquinas de tintura de relación de baño corta que permiten un ahorro muy importante de agua, mejora de procesos de acabado, con objeto de reducir consumo de agua y energía, así como de productos químicos. Importantes desarrollos en estampación digital con posibilidad de realización de diseños únicos o exclusivos, aplicación de nanotecnología y de microencapsulados en la obtención de diferentes funcionalidades, (antimanchas, termorregulación, etc.) y así un sinfín de desarrollos tecnológicos que, sin duda, están y seguirán afectando de forma directa a la moda.

Ejemplos de cómo se pueden integrar los avances tecnológicos y de sostenibilidad, están representados por cada vez más empresas: Ecoalf (prendas de moda fabricadas a partir de residuos de redes de pesca y de botellas de PET), Organic Cotton Colours (utilización de algodón orgánico y de colorantes naturales), Textil Santanderina (con su Greenwear Revolution que apuesta por el consumo y producción sostenible), Tejidos Royo (reciclado de denim, y optimización de procesos con objeto de reducir las emisiones de CO2), Archroma (con su línea de colorantes Earthcolors), Dystar (con su programa Eliot, de optimización de procesos desde el punto de vista ecológico), Innovaciones Tecnológicas Industriales (fabricación de equipos industriales para el blanqueo y acabado textil eficiente), etc.

Innovación, sostenibilidad y respeto por las personas, son valores que cada vez más, podemos encontrar en los valores de nuestras empresas textiles.

La apuesta clara por este nuevo y necesario paradigma, afecta de forma inequívoca al sector de la moda, y debe ser una oportunidad para aportar valor a los futuros diseños y productos. Como ya hemos apuntado, desde el textil de cabecera, fabricantes de fibras, hilos, tejidos, de materias colorantes, de productos químicos auxiliares y de maquinaria textil, están apostando cada vez más por la ecología y la sostenibilidad. La moda, que es uno de los receptores de estos avances, debe ser capaz de ponerlos en valor mediante diseños innovadores, sostenibles y de calidad.

Dicho de otra forma, la tecnología y la sostenibilidad, son dos aspectos que afectan cada vez más y de forma más directa a la moda y, en consecuencia, a los profesionales que están dedicados al diseño textil.

 

        

ECODISEÑO        para   la      MODA       en un entorno          SOSTENIBLE

 

Los diseñadores actuales, tienen a su alcance una gran cantidad de posibilidades de aplicación de la tecnología textil, en sus diferentes y variadas creaciones. Y deben aprovecharlas.

Es fundamental implementar la idea del ecodiseño, para la creación de una moda sostenible.

Llegados a este punto, es importante destacar otro de los aspectos relevantes, que sin lugar a dudas, afectan a este apasionante escenario del diseño y de la moda: el conocimiento por parte de los profesionales del diseño textil de los materiales textiles, (fibras, hilos, tejidos, materias colorantes, procesos de fabricación, propiedades específicas, usos, etc).

Conseguir un diseño y, por tanto, un producto de éxito, pasa inexorablemente por el conocimiento de los materiales, que lo integran. La constante innovación tecnológica que invade el sector textil, es una de las más evidentes justificaciones de esta afirmación.         

El impacto que tienen en el sector moda los avances tecnológicos, deben ser conocidos y gestionados de forma efectiva, por las nuevas generaciones de diseñadores. La integración del ecodiseño, implica la sensibilidad hacia las personas y el medio ambiente, a la hora del diseño  de un nuevo producto.

FORMACIÓN ENFOCADA AL ECODISEÑO

No podemos obviar la importancia que tiene la adecuada transmisión al mercado, de las ventajas y del valor que aportan la integración del ecodiseño y de la tecnología, en el sector textil moda. Una eficaz acción de marketing es, en este caso, fundamental. Los etiquetados  y certificaciones ecológicas, así como la trazabilidad, son herramientas imprescindibles para ello.

Para finalizar, me gustaría destacar la gran influencia en las presentes y futuras generaciones de diseñadores, que pueden y deben ejercer las escuelas dedicadas a la formación en diseño y moda, respecto a la integración de este nuevo paradigma. La inclusión de conocimientos básicos en tecnología textil, que afectan de forma directa al substrato objeto de diseño (fibras, hilos y tejidos), son actualmente imprescindibles en un sector en constante innovación como es el textil.

También indicar que, no sólo el conocimiento de los nuevos desarrollos tecnológicos es importante, sino que también lo es la colaboración entre empresas, escuelas de diseño y profesionales del diseño. Adquirir compromiso en la adopción e interiorización de este nuevo paradigma, conjuntamente con el conocimiento y colaboración, son elementos que garantizan el éxito de los nuevos desarrollos.

Las generaciones presentes y futuras de profesionales del diseño, no sólo se enfrentan a un escenario donde la imagen, los colores, las formas, el gusto, etc., son importantes en la MODA, sino que se les ha “colado” un nuevo actor:

LA TECNOLOGÍA.

 

Antonio Solé Cabanes

Consultor – Formador

Docente en IED

asole@asolengin.net

www.asolengin.wordpress.com